La victoria del tiempo: el convento de Nuestra Señora de la Asunción Tlaxcala